• Vamos a dar el cien por ciento

    “Y otras semillas cayeron en buena tierra, y creciendo y desarrollándose, dieron fruto, y produjeron unas a treinta, otras a sesenta y otras a ciento por uno.” Marcos, 4:8

    Hola.

    Hace un par de días escuché por la radio este versículo bíblico. Y me acordé de toda mi familia, pero especialmente de los muchachos que están por comenzar su año académico. Para algunos, su secundaria, pero especialmente para uno, el inicio de esta etapa. Para uno en particular, la oportunidad de hacer un cambio y terminar ya este ciclo académico. Para otros su educación superior, y también uno en especial que inicia su experiencia universitaria. Y finalmente dos que viajan a educarse fuera del país, pero en especial una señorita que iniciará la experiencia de estar lejos de los suyos.

    Ustedes, muchachos, representan para la familia esa semilla que durante todos estos años sus padres han venido cuidando –la mayoría de las veces, a costa de sacrificios- y llega el momento de lanzarlas hacia la tierra esperando germinen y den fruto, y fruto en abundancia.

    Yo soy un convencido que la tierra en que caen hoy, es tierra buena.

    Y estoy convencido que las capacidades de todos ustedes no son para rendir el treinta ni el sesenta. Ustedes tienen todo para rendir el cien por ciento. La única obligación que tienen es la de estudiar. A algunos muchachos menos privilegiados, les toca además de estudiar, trabajar para poder sostenerse, asunto que por fortuna a ustedes les es ajeno.

    Me encantaría que al despertar de cada día, recuerden este escrito. Por más difíciles que sean las circunstancias, ustedes tienen el ingenio y la habilidad suficientes para salir airosos. Sí, yo sé que hay días en que uno no quisiera hacer nada, pero mucho cuidado, no podemos permitir que el negativismo y la pereza -hábitos que no se dejan erradicar fácilmente- nos pueden arruinar nuestros planes.

    Ustedes cada día, sin que lo noten, están poniendo un ladrillito en el muro de su vida futura. Pónganlo bien. No importa que haya que repetir una y mil veces la labor, lo importante es que el ladrillo de hoy quede derecho y pueda soportar el que voy a poner mañana. Si lo pongo a las carreras, simplemente por cumplir, el muro en algún momento va a perder equilibrio y colapsará. Pero si hacemos la tarea a conciencia, ustedes y sus padres van a estar orgullosos de sus logros.

    Ánimo, empieza un nuevo capítulo y una nueva oportunidad de demostrarnos a sí mismos que vamos con toda.

    Published by:
  • Bienvenidos

    Bienvenidos a nuestra nueva página.

    Decidimos reiniciar el sitio. Almacenamos durante un año cosas que no satisfacen el objetivo nuestro.

    Queremos, tal como lo hemos expresado una y otra vez, que este lugar se convierta en lo que reza nuestro eslogan: la logia del conocimiento.

    Todos nosotros somos expertos en algo. Y los latinoamericanos sí que más. La señora más humilde nos puede enseñar a cómo preparar unas muy buenas arepas de maiz, y el señor más humilde nos puede enseña cómo hacer algún arreglo doméstico simple. Y obviamente, habrán muchos especialistas en temas administrativos, financieros y demás profesiones, que seguramente harán su aporte para el conocimiento de todos.

    Así pues, bienvenidos a este sitio y -con toda seguridad, este será nuestro propósito- por favor visítelo periódicamente porque encontrará algo nuevo cada vez que ingrese.

    Published by: