Reflexiones

Mapas, geografía y relatos

Thursday 13 October 2016 - 07:00:00
Limbania.jpg

Mapas, geografía y relatos



Me encanta la cartografía y soy un enamorado de los mapas, y ahora también de los GoogleMaps. Quizás sea por la carga emocional que ellos me transmiten.

En mi época de estudiante, la clase de geografía se apoyaba en unos recursos pedagógicos propios de esos años: los mapas en papel mantequilla calcados del atlas, perfectamente coloreados, donde debían ubicarse los principales accidentes geográficos. Era tarea para hacer en casa. Recurríamos a trucos como impregnar un algodón con alcohol para dispersar de una forma más pareja el color en el papel.

Casi nunca hice solo esta tarea.

Una señora, proveniente del campo tolimense, que apenas logró terminar su educación básica primaria, se ofreció siempre a acompañarme en esta causa. La ubicación de cada lugar en el mapa la complementaba con una corta descripción salida de la enciclopedia. Engrandecía su explicación con aportes personales -producto de su imaginación- que me transportaban a lugares soñados, remotos.

Recuerdo dos paisajes dibujados con sus palabras, quizás vistos alguna vez en videos, que aunque no conoció los describió perfectamente.

El uno, la imagen del mar y la playa: creo que su experiencia personal más próxima fuera el caminar descalza por la orilla del Río Magdalena. La otra descripción casi perfecta, fue la de la nieve y el paisaje gris, como una fotografía en blanco y negro.

Tengo la vivencia propia de los dos paisajes, y siempre recuerdo sus relatos y me admiro de haberlos conocido previamente por sus narraciones. Coincidencialmente, conocí la nieve un 29 de junio, fecha en que ella cumplía años. Caminar por un glaciar en Ushuaia sintiendo los copos caer sobre mi cabeza fue una experiencia mezcla de felicidad y de nostalgia.

Un lluvioso día como hoy, 13 de octubre, hace justo 30 años, ella partió.

Mis hijos no tuvieron la fortuna de disfrutar a su abuela. Pero estoy completamente seguro de que si lo hubieran hecho, también se habrían enamorado de los mapas, de la geografía y de sus relatos.

Limbania, mamá… gracias por todo.




0 Comments